Kingdom Hearts II - Análisis [ProbetaDeJuego]


Han pasado los años y volvemos a una historia de corazones donde Sora se nos ha hecho mayor. Pero no es el único que ha cambiado. Las compañías también. Squaresoft no nos pudo acompañar hasta el final de este viaje, tras el fracaso de su película, Final Fantasy La Fuerza Interior.

Esta compañía tuvo que fusionarse con Enix, recibir una inyección monetaria de Sony y reestructurar plantilla. Para entonces, Squaresoft había perdido a genios como Nobuo Uematsu, Sakaguchi, Yoshitaka Amano y su propia identidad. Cierto es que se quedaron con Kitase, Hiroyuki Ito o el propio Nomura para capitanear el barco pero Square Enix ya no fue lo mismo. La forma de crear historias y personajes... hubo algo que se apagó. A cambio, tuvimos juegos más enfocados en la acción, lo visual y lo técnico. Más comerciales. De masas. KH II es un ejemplo de esto. Mejora sustancial en lo jugable con un gran "pero" en lo argumental.

Si valoramos a Kingdom Hearts II por sus virtudes, tenemos uno de los mejores juegos creados hasta la fecha para el catálogo de PS2. Es considerado el mejor por su excelente balance, profundidad de juego, complejidad y contenido. Quince mundos entre nuevas y viejas localizaciones donde en bastantes de ellas viajaremos a otras localizaciones de la películas. Plenitud de hechizos y setups, combos, invocaciones, minijuegos, coleccionables... esta entrega nos da todo lo anterior mejorado y en mayor cantidad.

Sin perder fluidez, tenemos animaciones más curradas, orbes y partículas saltando por todas partes y toma nota de su anterior juego (donde se hacía tosco el control hasta que desbloqueábamos habilidades) y nos da un buen repertorio de golpes desde el comienzo que mejora lo suyo la experiencia inicial (y la final ni os cuento). La cámara y el sistema de fijación ha sufrido una mejora considerable y en ciertos momentos tendremos secuencias cinemáticas en combate.

El sistema de combate es lo mismíto... pero mejor.
Pero hablemos de las novedades más grandes. Sora esta vez tendrá acceso a una segunda llave espada realizando combos más intensos y cambiará tanto su apariencia como la de sus compañeros cuando visiten un buen puñado de mundos, a diferencia del primer juego que solo pasaba un par de veces contadas. Pero no todos los cambios de apariencia son solo estéticos. Sora también tendrá acceso a las "formas", un estado que según qué condiciones, nos darán acceso por tiempo limitado a otro repertorio de ataques y magias. 

Y como guinda, están los comandos de reacción, que presionándolos a tiempo podremos hacer de todo. Bloquear, enganchar enemigos para algún ataque especial, dejarlos indefensos, entrar a una espectacular secuencia animada en mitad del combate... una verdadera pasada que junto a la disposición de enemigos y ataques, hace que en ocasiones se vuelva una cuestión de técnica, reflejos y timing en lugar de un machaqueo de botones al uso.

Todo este depliegue para el combate lo podremos exprimir en un nuevo coliseo con más combates y jefes secretos (¡Sefirot de nuevo!), además de modos de dificultad muy justos en cuanto a desafío. ¿Parte de esta maestría con los combates es responsable de darme uno de los mejores combates contra un jefe final que he jugado jamás? No tengo la menor duda.

Pero hablemos de lo flojo. Sora esta vez se enfrenta a los incorpóreos, el villano Xemnas y una Organización XIII con la que previamente luchó pero no recuerda. Y es que aunque numéricamente es el segundo juego, tenemos material que hace de puente entre ambos. En Chain of Memories, para GBA y PS2, se nos presentan estos villanos y cómo Sora pierde sus recuerdos.

Las primeras horas jugaremos el arco final de Roxas.
Aquí juegan un poco con eso. Con que somos ese Sora que despierta y no recuerda su última aventura. Podemos decir, "perfecto entonces, hilamos desde el primero". El problema es que Kingdom Hearts II son continuas referencias a un pasado que no hemos tenido y Sora no se molesta en desentrañarlo aunque las consecuencias de este lo persigan durante todo el juego. Tras preguntarse sin éxito dónde está o qué ha pasado desde el combate contra Ansem, se encoge de hombros y pasa del tema. ¿Ni un resumen siquiera? 

Kingdom Hearts II, pese al recurso de la amnesia, no está ni de broma pensado para que te puedas saltar Chain of Memories. Es más, si queremos hilar y conocer bien el trasfondo de los personajes, conviene jugarlo tras 358/2 Days, un juego que salió cuatro años después. El pasado de Roxas y su vínculo con Sora, la evolución de la Organización XIII a través de sus miembros o el periplo de Sora en el Castillo del Olvido son arcos ultra básicos y necesarios para poder sustentar todo el argumento de esta secuela. No es que sirvan para ahondar en detalles. Es que son cruciales.

Mientras que Squaresoft nos dio un cuento de hadas sencillo con un argumento pendiente de proseguir, Square Enix tomó las riendas de otra forma. La carta de Pluto que daba pie a una historia que nunca conoceremos, pasa completamente de largo y deriva a un relato que comienza a disgregarse entre juegos para diferentes plataformas con un fin puramente comercial, para buscar una nueva cita con un fan confuso ante McGuffins y eventos innecesariamente complejos.

Hay más mundos pero quitar peso al plataformeo le
resta variedad respecto a cómo se juega cada uno.
Teniendo esas piezas de otras entregas... la historia funciona. Muy por los pelos. Quedan temas que no se explican bien pero que se les puede dar respuesta como, ¿Por que resucitar a Maléfica? ¿Por qué no hay incorpóreos en el primer juego? ¿Qué pasa con los sincorazones de la organización? ¿Para qué poner al Ansem como un suplantador de un extra? ¿Qué es Kingdom Hearts? La cosa más fea... que en sus primeros momentos Roxas se entrege a Sora para que despierte, pero se omita que lo hace "en parte", provocando que la escena final donde se entrega por completo, sea espontánea y haga preguntarnos a cuento de qué viene.

Por lo demás... se puede criticar que las apariciones y enfrentamientos de la Organización XIII sean bastante escasos, que siga presentando a los personajes de Final Fantasy para poco más que cameos o reincida en que sus personajes no evolucionen mediante su paso en los mundos. Si entendemos que esta saga quiere ser fanservice con un despliegue de las licencias de Disney y cameos de Square con un fino hilo narrativo en medio y no salir de su zona de confort, no podemos forzarla a cambiar.

¿Lo recomiendo? Es un buen juego. Si pasaste por las películas de Disney o los juegos de Square, mejor. Eso sí, por su continuidad, no recomiendo iniciarse a la saga con él, ni tampoco pegar el salto tras jugar el primero. Antes de ello, conviene jugar (o verse) Chain of Memories y 358/2 Days para no andar perdido y disfrutarlo como debe. Acaba con un final abierto en busca de aventuras... salvo que queráis meteros donde cubre.


"¡¡No sigas con esta saga, otako!!"
Por: Orgem

¡Invítame a un café!¡Invítame a un café!



No hay comentarios