El concepto de "Remake" está mal


Ya he perdido la cuenta de cuántas veces he tenido que decir esto pero... el concepto de remake está mal. Es muy generalista, vago, con muchos matices y lo que es peor... se defiende a perpetuidad. 

Actualmente, se entiende por "remake" hacer el mismo juego de cero sin implicar otros factores. Si lo hacemos de nuevo, es un remake. Pero esta definición ya trae un problema de base. Fijémonos en el "reboot", usado para aquello que supone un reinicio de un título o saga. En estos casos también se construye de cero. O en el de "port", ya que cuando la arquitectura no es compatible, se hace de cero también. ¿Podríamos decir que el remake engloba estas definiciones? Tampoco. Con el port a veces basta con tocar algo el código y el reboot no está considerado una forma de remake. Con lo cual, el concepto de remake no es que sea inclusivo, es que es impreciso. Se le atribuye ser algo que otras cosas son.

Por otro lado, el reboot anda algo más perfilado. Es "hacer un juego de cero, cambiando su historia", pero esta definición tampoco es precisa. ¿Existe un grado sobre cuánto ha de variar la historia? ¿O su forma de narrarla? ¿Es MediEvil Resurrection un remake o un reboot? ¿Y Resident Evil 2? ¿Y Final Fantasy VII? Si consideramos que es muy distinto sí, si no, no. Así no se hacen las cosas. Sigue faltando algo en la fórmula, pero aún así, tenemos el reboot para señalar esos juegos que alteran su narrativa ¿Pero cuál es el segundo problema? No tenemos algo para definir la preservación o reinvención del apartado jugable.

¿Por qué tenemos este problema? Porque hemos parasitado estos términos del cine. Pero tenemos que entender que la industria del gaming NO es cine. Prácticamente nunca se ha recreado una película plano a plano con dobles. Sin embargo, en los videojuegos hemos tenido múltiples reproducciones 1:1 con mejor aspecto. Por tanto, existe una forma de hacer videojuegos que en el cine  NO se ha dado. El cine apuesta por reimaginar, buscar otra forma de contar lo mismo, pero los videojuegos, se han caracterizado por ser fieles al replicar todos sus elementos. ¿Y qué pasa con eso? Que llegamos al gaming y nos encontramos con "Si cambian la historia le ponemos otro nombre pero si cambia todo lo demás. no importa. Como en el cine no pasa, pues en los videojuegos tampoco". Con dos pelotas. Pues oye, no. Los videojuegos no son películas. Los cambios jugables importan. Y en muchos casos, más que la historia.

Por tanto, mientras la historia persista, lo acabamos definiendo como "remake". El remake es el cajón desastre. Ahí entra todo mientras no sea un reboot o un remaster y fuera. Y esto es erróneo porque del remake se pueden sacar dos grandes vertientes sobre como hacer de nuevo un juego: La tradicional (la que replica) y la del cine (la que reimagina). Decir "te voy a dar un remake" es no saber en primera instancia a qué atenerse, pero sobre todo, no entender que ambas formas son válidas, tienen su público y no se hacen con un mismo propósito. Llamar remake a dos procesos distintos está MAL. Es querer un cubierto para tomar la sopa y no poder distinguir entre la cuchara y el tenedor.

Link's Awakening fue un regreso muy querido pero más de uno quiso que no volviese como lo que fué.
De modo que para distinguir estas vertientes, complementemos esas definiciones. Hablemos de propósitos para tenerlo más claro. El remake tradicional (el que replica) se caracteriza por anteponer su fidelidad ante todo. Considera que si un juego funcionaba en su día, puede funcionar de nuevo. Pretende reproducir la misma experiencia que el juego original, actualizando su apartado visual y solventado pequeños problemas. El deseo por no alterar la obra inicial para que jugadores novicios puedan disfrutar de sus elementos jugables, lleva al desarrollador a ser conservador, dejando de lado la intención de introducir cambios drásticos. Solo su apartado artístico debe actualizarse.

Por otro lado está la vertiente que llevamos muy poco tiempo viendo en los videojuegos: la del cine (que reimagina). Aquí, se conserva con gran fidelidad la narrativa pero no sus elementos jugables. Deja de lado su exactitud por ofrecer algo distinto. Se considera que determinadas mecánicas han envejecido, la industria ha evolucionado y no puede funcionar lo mismo que en el pasado. Que traer un juego de vuelta tiene que dar algo más al público que un lavado de cara. Una experiencia fresca. Porque para dar lo mismo, el original ya existe. Nuevas tecnologías, nuevos recursos.

Ambas vertientes son válidas para cualquier juego. Habrá quien prefiera una y quien prefiera otra. Depende de cada individuo, cada desarrollador o compañía el optar por un método u otro. Hay gente que está contenta por cómo MediEvil respeta el clásico de PS1, mientras que otros aplauden que Final Fantasy VII haya cambiado todo. ¿Pero qué pasa con quienes no están contentos? ¿Son sus quejas injustificadas? ¿Les falta razón? No. Simplemente son partidarios de la vertiente que no se ha aplicado. Si en lugar de llamar "remake" a ambos métodos, ponemos nombre a cada uno, podemos entender sus diferencias, respetarlas y comprender que no se solapan entre sí. Que había otra forma de hacerlo. Porque de lo contrario, estamos discutiendo sobre qué pudo ser mejor. Y tampoco es eso.

¿Mi opinión? Que el concepto de remake va asociado a la idea de replicar. Cuando pensamos en un hipotético remake de nuestro juego favorito, automáticamente lo asociamos a una simple mejora gráfica porque no queremos perder esas mecánicas que nos cautivaron. La palabra "remake" ni siquiera implica procesos de cambio. En contraste, la tendencia de reimaginar una obra es algo más complejo e implica desear que ciertas cosas no sean como antes. Más que rehacer... es adaptar y por tanto, deberíamos dejar de llamar remake a eso.

De hecho si tuviésemos que comparar el videojuego con otro arte, sobre cómo crearlos, tiene más vínculos con la pintura. Tenemos restauraciones (remasters), réplicas (remakes tradicionales), reinterpretaciones de un mismo cuadro (reimaginación) y hasta lienzos en blanco (reboot), donde podemos crear sin guías a las que ceñirnos.


"FFVII no es un remake... ¿Estamos?"
Por: Orgem

¡Invítame a un café!¡Invítame a un café!



No hay comentarios