Sonic Runners Adventure - Análisis [ProbetaDeJuego]


Tras el petardazo que pegaron los juegos de móvil, las grandes compañías no quisieron perder tajada y SEGA fue de las primeras en sacar juegos sencillotes para probar el mercado. Muchos de ellos fueron pasables y con la clara intención de hacer caja. Sonic Runners salió en 2015 y llevó esa filosofía a rajatabla pero la cosa tiene un final feliz. Quédate y lo vemos.

Así era el Sonic Runners original:
Runners fue un infinite runner de perspectiva lateral donde se corría recogiendo anillos y trazando loopings de forma automática. Tocar la pantalla hacía que el personaje saltase obstáculos o tomase caminos superiores. Jugar sus fases era satisfactorio y entretenido, podíamos desbloquear personajes y compañeros, que daban habilidades como resistir golpes o conseguir más anillos. Venía bien servido de contenido, los modelos 3D cumplían y las mecánicas jugables eran buenas. Pero no nos engañemos... el juego resultó ser un fracaso comercial y fue vapuleado por sus usuarios.

Hasta SEGA reconoció que fue un mal movimiento. Terriblemente optimizado desde su lanzamiento, repleto de anuncios, conexión obligatoria a internet, microtransacciones a precios ridículamente altos o un diseño de juego orientado a pagar por jugar fueron algunos de los numerosos problemas que tuvo hasta el cierre de servidores casi un año más tarde. Actualmente es imposible jugarlo. Tendría que pasar un año para que Gameloft recogiese el testigo y decidiese sacar una secuela en condiciones.

En 2017 Sonic Runners Adventure salió a la palestra y pese a no ser ninguna obra maestra hay que decir que su jugabilidad está más pulida y es más divertida que muchas de las entregas principales de esta bola de pelo. Conserva la esencia de Sonic Runners de forma refinada y simplificada, ofreciendo una experiencia corta. Cuenta con cuatro zonas de nueve fases obligatorias, dos opcionales y un jefe. Se puede completar en un par de sesiones, viene sin ningún tipo de microtransacción, contenido adicional o conexión a internet y engancha cosa mala. Solo eso ya lo hace una compra recomendada.

El menú de selección de fases.
Gameloft deja a un lado esa estética cel shading y trae una experiencia algo "descafeinada". Tenemos una tienda donde se adquieren personajes, mejoras y compañeros recolectando anillos, ya sea jugando o cumpliendo con ciertos logros bastante sencillotes. En cada nivel se podrán conseguir estrellas y será necesario reunir cierta cantidad para pasar a una nueva área.

Existen niveles de tres tipos. Unos totalmente lineales, otros que consisten en dar varias vueltas a un nivel y otros que se prolongarán de forma infinita. El objetivo para conseguir las estrellas en la mayoría serán lo típico: cargarnos cierto numero de enemigos, conseguir tantos anillos o llegar a la meta. A veces pedirán hacerlo con un personaje específico y poco más.

En cuanto a puntos negativos, tiene algunos picos de dificultad complicados de superar, historia y diálogos que no aportan nada y pueden suprimirse por completo y... poco contenido (jefes, zonas, personajes, minijuegos, etc.) Para alguien que no sepa como fue Sonic Runners lo puede encontrar hasta aceptable pero las comparaciones son odiosas y este primero contaba con muchísimos más compañeros, personajes, fases e incluso trajes para cada uno. Lo más punible es que tras completar el juego nos salte una triste ventana emergente con un "Felicidades" y ya está. Ni siquiera vamos a tener un mensaje por conseguir todas las estrellas del juego y queda feo, aparte de poco satisfactorio.


¿Rejugable? Absolutamente. Como juego de Sonic y juego de móvil se puede considerar una buena experiencia. Mejorable, sí... pero con una filosofía más sana y menos agresiva a como fue desarrollado inicialmente. Para pasar algún tiempo muerto y no tirar de datos, merece la pena el gasto.



"¿Sonic Rush Mania para cuándo?"
Por: Orgem

No hay comentarios